Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación

Chasqui, Revista Latinoamericana de Comunicación es una publicación pionera en el campo de la comunicación latinoamericana. Desde 1972 ha sido editada por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina - CIESPAL, participando activamente del debate científico y social sobre políticas y estructura de la comunicación, periodismo, comunicación popular, comunitaria, economía política de la comunicación, entre otras temáticas. Su primera época se dio entre 1972 y 1979, y tuvo una interrupción de dos años. La revista volvió a editarse en 1981, en su segunda época, con un recorrido que cuenta con casi un centenar y medio de números.

En el marco de esta reconocida trayectoria de servicio en el campo de la investigación, la formación y la producción comunicacional, Chasqui sigue siendo una de las más reconocidas en su campo en Latinoamérica, y revela a las claras el alcance del trabajo de la dirección científica y la coordinación editorial de la misma, y de la permanentemente renovada y actualizada producción intelectual de los miles de autores de sus artículos.

Luego de analizar el estado de la producción de Chasqui, su larga tradición, su diversidad temática, la amplia colaboración con distintos autores (muchos de ellos figuras emblemáticas para nuestro campo), desde el número 142 se decidió contar con un nuevo formato central que incluye: el "Monográfico" temático por cada revista y la sección abierta de "Diálogo de Saberes", con un total de 15 artículos por cada entrega. Esta propuesta busca fortalecer el aseguramiento de la calidad y pertinencia de la revista y acrecentar su impacto. La nueva sección: “Diálogo de Saberes”, con cinco textos, sintetiza los anteriores criterios de “Ensayos” e “Informe”, a la vez que abre la posibilidad para incluir otro tipo de miradas y enfatiza el carácter de su identidad como una red de conocimiento latinoamericano para consolidar procesos epistémicos comunicacionales.

Chasqui se propone como un espacio para el desarrollo de un pensamiento construido desde América Latina y el Caribe para la vinculación de personas y de colectivos (...), la generación de “modos” de comunicación que pueden ser transformados y amplificados en expresiones comunitarias (...) y que se configuren “...espacios socio-culturales, (donde) lo local- territorial-simbólico entreteja diferentes acentos (informativo, investigativo, educativo) con la aceptación de las formas diversas de mirar el mundo y los acontecimientos, desde lugares de resistencia frente al hegemon globalizador y como dinámicas de autoafirmación.

De igual manera, esta propuesta enfatiza en la recuperación de lo latinoamericano como elemento constitutivo diferencial respecto a otras iniciativas, de tal modo que ese carácter territorial, cultural, diverso y geográfico de la expresión martiana de “Nuestra América” sea el constitutivo de “Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación”.


 
 
 
 

Monográfico 148. El subsuelo de lo político. Sustratos sociales, culturales, comunicacionales y tecnológicos de la acción colectiva en el siglo XXI

El monográfico espera reunir un conjunto de artículos que contribuyan a una reflexión desde las ciencias sociales sobre ámbitos y espacios políticos poco visibles o incluso invisibilizados e ignorados que son discutidos bajo el concepto el subsuelo de lo político desarrollado por Luis Tapia (2001). Utilizamos el subsuelo de lo político como una categoría de análisis histórica, social y política para entender, desde una perspectiva transdisciplinaria y multidimensional, las diversas formas de acción colectiva (prácticas, lógicas, experiencias y relaciones) a través de las cuales se de-construyen las fronteras entre lo social y lo político en América Latina y el Caribe durante el siglo XXI.

Como categoría de análisis, y no como un objeto de estudio, el subsuelo de lo político reorienta los estudios sobre lo político que, bajo la influencia del canon del pensamiento filosófico post-fundacional, lo han definido en contraposición a la política, como un momento—disruptivo y espontáneo—de institución de lo social. De igual forma, la categoría el subsuelo de lo político busca ampliar los estudios de la ciencia política que reducen lo político a una cuestión normativa y lo localizan en el ámbito institucional/estatal—sin percibir cómo el sistema político se extiende y se basa en ámbitos societales más amplios.

A pesar de que el conflicto, la irrupción y la contingencia son elementos fundamentales en la reflexión sobre lo político, la categoría propuesta busca explorar más allá de las potencialidades inscritas en las manifestaciones disruptivas del conflicto y la reducción de la complejidad que caracteriza al enfoque institucional. La propuesta apunta a entender cómo los elementos culturales, comunicacionales, espaciales, temporales y tecnológicos fluyen, se articulan (bajo distintas formas y escalas), adquieren sentido e integran un sustrato—nunca fijo—del que se alimentan los procesos y las dinámicas de movilización social, societal y la acción política impulsadas por grupos, movimientos y actores durante las dos últimas décadas.

El subsuelo de lo político indaga cómo y dónde los actores definen y posicionan temas controversiales, problematizan relaciones y estructuras sociales y politizan/despolitizan espacios, herramientas tecnológicas, experiencias, territorios y lugares no tradicionales desde los cuales los límites que separan sociedad y política se tornan borrosos y/o se mantienen estables en distintos países latinoamericanos y caribeños.

Este enfoque pretende generar nuevas y valiosas perspectivas al estudiar, por ejemplo, las relaciones entre micro y macro procesos, las interdependencias entre las formas de organización, los procesos comunicacionales y de diálogo, las lógicas de participación política y sus relaciones con las dimensiones espacio-temporales en las que se configuran. Permite, además, pensar de manera crítica la subordinación y sublevación como una relación dinámica y contingente en la que dominantes y dominados se enfrentan, tejen lazos y establecen acuerdos morales y políticos que, aunque frecuentemente no son perceptibles para los análisis filosóficos e institucionalistas, explican el cambio y la estabilidad de los procesos y los regímenes políticos en la región. Esta mirada reflexiona sobre las transformaciones tecnológicas, las nuevas herramientas de comunicación digital (Facebook, Twitter, sitios web, portales, blogs, entre otros), sus usos e importancia en las dinámicas de acción colectiva. Abre una discusión sobre nuevas metodologías de la investigación que permitan abordar de mejor manera las temáticas mencionadas; que utilicen y combinen enfoques (sociológicos, antropológicos, comunicacionales, geográficos e historiográficos) tendientes hacia una de-colonización de las formas tradicionales de producción del conocimiento sobre los fenómenos sociopolíticos, las experiencias colectivas y subjetivas que en ellos se forjan y se derruyen.

.


.

 


icono1

convocatorias

icono1

convocatorias

icono1

convocatorias