Documento sin título

Teoría de la Comunicación Estratégica Enactiva e Investigación Enactiva en Comunicación: aportes desde Latinoamérica a la democratización de la vida cotidiana


Eje: Abordajes críticos de la Escuela Latinoamericana: contribuciones y avances teóricometodológicos.

Enactive Strategic Communication theory and Enactive Investigation in Communication: contributions from Latin America for democratization of daily life

Teoria da Comunicação Estratégica Enactiva e Pesquisa Enactiva em Comunicação: contribuições da América Latina para a democratização da vida cotidiana

Sandra MASSONI
Universidad Nacional de Rosario / sandra.massoni@gmail.com

Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación
N.º 141, agosto - noviembre 2019 (Sección Ensayo, pp. 237-256)
ISSN 1390-1079 / e-ISSN 1390-924X
Ecuador: CIESPAL
Recibido: 23-04-2019 / Aprobado: 01-10-2019


Resumen

Este artículo aborda la teoría de la Comunicación Estratégica Enactiva (CEE) y su correlato metodológico, la Investigación Enactiva en Comunicación (IEC) (Massoni, 2003; 2016) como objetos de una investigación teórica sistemática. Puntualiza los nodos distintivos que propone esta metaperspectiva teórico metodológica respecto de la problematización de los estudios del campo. Propone una especificidad epistemológica y ontológica para la comunicación definiéndola como disciplina y, a la vez, como metaperspectiva inter y transdisciplinaria en el marco de la ciencia de la articulación. El proyecto busca mejorar definiciones y proveer guías de técnicas, herramientas e instrumentos de IEC, incluyendo recomendaciones para su aplicación, recuperando la sistematización de las experiencias de CEE examinadas. Pretende optimizar el proceso del diseño de estrategias de comunicación como algoritmos fluidos que pueden desplegarse en torno a situaciones diversas, como un aporte a la democratización de la vida cotidiana en las sociedades.

Palabras clave: epistemología comunicacional - metodología - comunicación estratégica - investigación enactiva en comunicación - democracia

Abstract

This article addresses the theory of Active Strategic Communication (CEE) and its methodological correlation, the Active Research in Communication (EC) (Massoni, 2003; 2016) as objects of a systematic theoretical research. Points out distinctive nodes that propose a meta-perspective theoretical methodological in respect of the problematization of the field studies. Proposes a specificity epistemological and ontological for communication defining it as a discipline and, at the same time, as a meta-perspective inter and transdisciplinary in the framework of the science of articulation.  The project looks to improve the definitions and provide technique guides, tools and instruments of IEC, including recommendations for its application, recovering the systematization of the experiences of CEE examined. Pretends optimize the process of designing of strategies of communication like fluid algorithm that can deploy around diverse situations, as a contribution to democratization of everyday life in societies.

Keywords: communicational epistemology - methodology - communication strategies - Active research in communication - democracy

Resumo

Este artigo trata da teoria da Comunicação Estratégica Enactiva (CEE) e sua correlação metodológica, Pesquisa Enactiva em Comunicação (IEC) (Massoni, 2003; 2016) como objetos de pesquisa teórica sistemática. Ressalte os nós distintivos propostos por essa perspectiva teórica metodológica sobre a problematização dos estudos de campo. Propõe uma especificidade epistemológica e ontológica para a comunicação, definindo-a como uma disciplina e, ao mesmo tempo, como uma meta-perspectiva inter e transdisciplinar no âmbito da ciência conjunta. O projeto busca melhorar as definições e fornecer guias para as técnicas, ferramentas e instrumentos da IEC, incluindo recomendações para sua aplicação, recuperando a sistematização das experiências examinadas pela CEE. Visa otimizar o processo de elaboração de estratégias de comunicação como algoritmos fluidos que podem ser implantados em diversas situações, como uma contribuição para a democratização da vida cotidiana nas sociedades.

Palavras-chave: epistemologia comunicacional - metodologia - comunicação estratégica - pesquisa ativa em comunicação - democracia

1. Introducción

El campo de estudios comunicacionales ha presentado cambios y ampliaciones constantes de sus fronteras en las últimas décadas (Martín Barbero, 2017; Castells, 2006). La Comunicación Estratégica Enactiva (CEE) y la Investigación Enactiva en Comunicación (IEC) (Massoni, 2003; 2016) se inscriben en ese movimiento ofreciendo metodologías, técnicas, herramientas e instrumentos específicamente comunicacionales, los cuales han sido adoptados en investigaciones desarrolladas en distintas universidades, centros de ciencia y tecnología, organismos internacionales multilaterales, áreas de gobierno, organizaciones no gubernamentales y empresas. Se han desarrollado proyectos de IEC en Argentina, México, Colombia, Uruguay, Perú, Brasil, Bolivia, Chile, Panamá, España y Ecuador.

La Escuela de Comunicación Estratégica de Rosario es un proyecto académico, científico y social1 que alerta sobre las derivaciones antidemocráticas de las teorías de la comunicación dominantes. La metaperspectiva que sustenta la escuela se inició con la Teoría de la CEE (tesis doctoral UBA Massoni, 2003) y cuenta con un desarrollo metodológico en constante crecimiento (Massoni, 2013; 2018).2 La innovación metodológica se inscribe en la Investigación Acción Participativa (IAP) (Borda, 2017; ARNA 2017) como aporte a la democratización social.

Tal como ha sido expuesto en los últimos trabajos (Massoni, 2017; 2018), en el siglo XX la contribución de la comunicación a la democracia estuvo vinculada principalmente con “hacer saber”, “hacer llegar” o asegurar el acceso de los ciudadanos a la información y conectarlos con sus representantes. Una contribución conceptualizada y operada desde dimensiones únicas –usualmente, la dimensión informativa y la dimensión ideológica de la comunicación–; discursos desde un punto de vista que hablan sobre otros puntos de vista o trabajan en la sanción de leyes como garantía de un derecho a la comunicación asimilado en la mayoría de los casos a la libertad de expresión.

La tesis central de la CEE implica entender que la idea del acceso es uno de los componentes posibles pero que el acceso en sí mismo no garantiza nada. De la misma manera que el trabajo comunicacional en cualquier dimensión de la comunicación por separado no lo hace. Tal como se registra en los proyectos IEC, la sostenibilidad de los sistemas se sustenta más bien en la sinergia emergente de la multidimensionalidad comunicacional. No se trata de procesos lineales sino de una democratización a partir de la reconfiguración fluida de los vínculos en la cotidianeidad. Así, la CEE define a la comunicación como un especial proceso cognitivo micro/macro social que hace emerger mundos3 . Aborda a la comunicación como un derecho de segundo orden que garantiza o niega otros derechos ciudadanos.

La articulación de técnicas, herramientas e instrumentos IEC constituye un proceso concatenado específicamente para propiciar el cambio social conversacional en los territorios bajo investigación. La investigación a la que refiere este artículo se focaliza en sintetizar y protocolizar a la IEC como un proceso complejo y fluido que incluye diferentes operaciones cognitivas que se realizan sobre la base de otras anteriores. Busca avanzar en torno a la ampliación de las competencias investigativas del comunicador a partir de identificar y correlacionar elementos conceptuales, dinámicos y performativos vinculados a la comunicación como disciplina y, a la vez, como metaperspectiva inter y trans-disciplinaria.

2. Recientes cambios en el campo de estudios comunicacionales

La propuesta de la CEE se enmarca en una trayectoria de treinta años compartida con colegas de Argentina y de Latinoamérica en el despliegue del campo comunicacional. Este crecimiento se ha registrado en el entorno de las ciencias sociales en general, en un extenso recorrido que registra, en los últimos tiempos, hitos de institucionalización, entre los cuales se mencionan, tomando como caso a la Argentina:

• La inclusión de la comunicación en las comisiones de evaluación de algunos de los organismos de ciencia y tecnología, como el de la Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET).

• El reconocimiento de la comunicación como disciplina en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). (Expediente del Consejo Superior de la UNR Nº 820/2012C.S.).

Nuevos espacios potencian los estudios comunicacionales en el país y la región. Se originan en un contexto de cambios a nivel social –tanto local como global–, que están provocando desplazamientos y rupturas académicas y profesionales en torno a la comunicación, que resulta necesario acompañar crítica y valorativamente desde la universidad. Estamos viviendo un nuevo momento de la comunicación en nuestras sociedades, con afluentes diferentes a los registrados en otras etapas del desarrollo de nuestro campo de estudios, que se hace visible en:

•Las evidentes transformaciones en cuanto a la consideración del lugar de la comunicación y los comunicadores en la sociedad actual (entre otros: Fuentes Navarro, 1995, 2004, 2011; Cicalese, 2008).

• La integración de comunicadores sociales en equipos de trabajo para áreas muy diversas más allá de los medios masivos tradicionales. (ICOD 2006)

• Los actuales debates e innovaciones sobre regulaciones y políticas de comunicación en Latinoamérica (De Charras, 2014; Loretti & Lozano, 2014; Mastrini & Becerra, 2007).

• La innovación en investigaciones comunicacionales estratégicas que son demandadas, a nivel mundial, tanto en ámbitos de gobierno como en las empresas, ONG y en el tercer sector.

• El surgimiento y sostenimiento en el tiempo, especialmente en Latinoamérica, de numerosas carreras de comunicación de grado y posgrado, especializadas en muy diversos registros de lo comunicacional (Vassallo de Lopes, 2012; Martín Barbero, 2017).

Estos y otros ejemplos que se podrían mencionar muestran nuevas posibilidades en torno a lo comunicacional.

La comunicación ocupa hoy un lugar creciente en nuestras sociedades. Esta centralidad requiere dos tareas: especificar el objeto de estudio y rediseñar el campo de prácticas del comunicador social. En diferentes ensayos, artículos y conferencias hemos desarrollado exploraciones en torno a la especificidad del comunicador social, partiendo de la tesis de que la comunicación es encuentro en la diversidad, una reconfiguración espacio-temporal que enactúa. Acciones y sentidos compartidos por actores transformándose en el comunicar. Es decir, interacciones fluidas en el entorno de una particular modalidad del vínculo intersubjetivo micro/macro social (Massoni, 2013).

Esta redefinición de la comunicación hace que ya no sean pertinentes algunas oposiciones típicas en muchas universidades de América Latina. Debates que han congelado las acciones –por décadas– y dividido a los grupos de docentes e investigadores a partir de falsas antinomias (Uranga, 2010; Fuentes Navarro & Vidales, 2011; Kaplún, 2001, 2012)

• Perfil de formación crítico vs perfil de formación operativo.

• Comunicólogos vs comunicadores.

• Comunicación interna vs comunicación externa.

• Comunicación alternativa vs comunicación corporativa.

• Comunicación comunitaria vs comunicación empresarial.

• Comunicación para el desarrollo vs comunicación organizacional.

Desde la Escuela de Comunicación Estratégica de Rosario se propulsa una superación de esos dualismos ofreciendo una teoría general, aplicable a todos los casos y con una metodología propia que trata la multiplicidad como unidad en su área específica del saber. Se trabaja desde una metaperspectiva comunicacional más que desde un “paradigma”, pues se considera que la comunicación no requiere la supremacía de un programa epistemológico o científico por sobre otros (Massoni, 2014). Por el contrario, la comunicación exige ponderar crítica y valorativamente la multiplicidad, con vistas a mejorar la competitividad de la disciplina en el entorno tecnológico del siglo XXI.

Así, durante la última mitad del siglo XX y comienzos del siglo XXI los estudios de comunicación han consolidado un debate en torno a su propio lugar en el ámbito científico y profesional el cual ha sido ampliamente trabajado por Torrico (2004) y Fuentes Navarro (2004), entre otros autores. La discusión no está zanjada. Como aporte a ese debate, desde la Universidad Nacional de Rosario se ha desplegado esta metaperspectiva que tiene reconocimiento internacional. Con este modelo de investigación se trabaja con estrategias comunicacionales como dispositivos de interpelación de la heterogeneidad presente en la situación y en torno a la problemática que aborda la estrategia, considerando la fractalidad de lo social y la multidimensionalidad de lo comunicacional, a partir de las metodologías de la comunicación estratégica. Las IEC son proyectos de comunicación estratégica enactiva en los cuales se abordan las investigaciones como acciones, no como inventarios de lo real. Propician sinergias y articulaciones dinámicas siempre abiertas a la complejidad a partir del diálogo de saberes encarnados abordando a la comunicación como eje conductor de la innovación (Massoni, 2013, 2016, 2018).

Este proyecto trabaja entonces en la producción de guías metodológicas que integren algunas de las derivaciones de la especificidad de la comunicación social como disciplina y como metaperspectiva inter y transdisciplinar.

3. Metodología

El objetivo central del trabajo en curso es examinar proyectos de IEC realizados en las primeras tres décadas de desarrollo de esta metaperspectiva teóricometodológica surgida en Argentina, en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) con vistas a su sistematización. Identificar con un propósito integral las convergencias y divergencias entre los casos bajo estudio en materia de definiciones, fundamentos operativos y elementos performativos relevantes vinculados a la especificidad actual de la comunicación como disciplina científica y a la vez como metaperspectiva inter y transdisciplinaria.

Como ya se ha mencionado en otros apartados, este estudio es una sistematización teórica. Sus objetivos, preguntas orientadoras, corpus y técnicas de la matriz de datos de la investigación se sustentan en un diseño de investigación exploratorio que analiza a la CEE y a la IEC desde una perspectiva comparativa.

Para la realización de la investigación se utilizan como enfoque investigativo el histórico-lógico y el analítico-sintético, como metodología la IEC4 y como técnicas el análisis documental de los informes finales de las investigaciones desarrolladas, entrevistas y grupos focales. Son objeto de análisis e interpretación proyectos caso de IEC desarrollados desde 1987 a 2017.

Sobre esa base de datos empíricos se definirán los componentes de la teoría emergente5 (Strauss & Corbin, 2002) mediante la identificación y examen comparativo de técnicas, herramientas e instrumentos que se incluyen en la Tabla 1 la cual permitirá tensionar cada uno de los interrogantes planteados en torno a la integración de procesos cognitivos al interior de una IEC. El diálogo de saberes es la operación cognitiva inicial en una IEC. Implica partir del reconocimiento de que hay saberes válidos y socialmente necesarios, generados fuera del ámbito académico, con los que los comunicadores universitarios deben dialogar para abordar lo que con frecuencia no permite ver la mirada disciplinaria y disciplinada, fragmentada y analítica de las ciencias sociales tradicionales. La comunicación como encuentro, como conversación micro/ macro social, implica esta consideración de lo complejo y de lo fluido en tanto modalidad de la relación intersubjetiva propia de lo comunicacional. No es una descripción de la complejidad, sino una búsqueda de la complejidad a partir de la comunicación como modalidad siempre abierta a nuevas acciones y sentidos compartidos6 .

Tabla 1. Matriz de datos IEC: técnicas, instrumentos y herramientas

El núcleo del corpus primario de materiales incluye los informes finales de investigación y artículos científicos que presentan avances y resultados de los proyectos IEC seleccionados. El corpus secundario incluye desgrabaciones de entrevistas y de grupos focales a investigadores participantes en los proyectos bajos estudio.

Para la sistematización de experiencias de IEC se trabaja con los lineamientos de UNESCO:

Es aquella interpretación crítica de una o varias experiencias que, a partir de su ordenamiento y reconstrucción, descubre o explicita la lógica del proceso vivido, los factores que han intervenido en dicho proceso, cómo se han relacionado entre sí, y por qué lo han hecho de ese modo. (Jara, 2001).

El análisis comparativo entre los distintos niveles de la matriz de datos aplicada en cada IEC permitirá identificar y ponderar convergencias y divergencias en torno a los resultados del cotejo conceptual desde una perspectiva sistemática conducente a su protocolización.

4. Desarrollo

Este trabajo se inscribe en la convocatoria de urgente revisión crítica de los dualismos epistemológicos (De Sousa Santos, 2014; Morin 1977, 1995; Escobar 2012) –que hoy dominan las ciencias sociales– enfocándose en cómo aportar al fortalecimiento de ontologías relacionales en torno a los estudios sociales de las tecnologías, la innovación y el desarrollo sustentable desde la comunicación.

Del exámen de los proyectos IEC analizados hasta el momento, se desprenden dos productos principales que avanzan en la identificación de elementos importantes para la futura protocolización, los cuales se presentan a continuación:

4.1. Nodos teóricos de redefinición de la comunicación en la CEE y su correlación metodológica en la IEC.

La IEC es una metodología participativa que aborda a la comunicación desde una perspectiva crítica (Massoni, 2016) expresando todo su potencial en el entorno de equipos inter y transdisciplinarios. Una propuesta metodológica innovadora que se hace, justamente, a partir de una fuerte autocrítica respecto de las modalidades tradicionales de pensar y hacer comunicación. Trabaja en rebasar algunos de los reduccionismos de las teorías clásicas y para eso se basa en un sistema interpretativo y explicativo nuevo, la CEE7 que redefine a la “comunicación como un encuentro en la diversidad, un cambio social conversacional que enactúa”; “una reconfiguración intersubjetiva, situacional, histórica, dinámica y evolutiva, micro macro social, compleja, fluida, fractálica y autoorganizada” (Massoni, 2003; 2013). Una teoría que se formula desde las epistemologías del sur (De Sousa Santos, 2014) y se nutre de tres raíces: el pensamiento comunicacional latinoamericano, el buen vivir de nuestros pueblos originarios y los nuevos paradigmas de la ciencia, en particular las teorías de la complejidad (Morín, 2009), de la fractalidad (Mandelbrot, 1987) y de lo fluido (Prigogine, 1983).

Este nuevo tipo de investigación se suma a las tipologías tradicionales de la comunicación y –en la línea de la Investigación Acción Participativa– se propone rebasar las formas típicas de la investigación en ciencias sociales en tanto son formas vacías de comunicación. “Con metodologías, técnicas, instrumentos y herramientas propias examina con criterios de cientificidad a la multiplicidad de lo comunicacional como autodispositivo colectivo y propicia procesos situados de cambio social conversacional (Massoni, 2016)”.

La teoría de la CEE y la metodología IEC operan en ámbitos diversos con el objetivo de:

Desplegar a las estrategias de comunicación como algoritmos fluidos. Un conjunto ordenado y finito de operaciones como método y notación de distintas formas del cálculo en torno a lo comunicacional, entendido como encuentro en la diversidad. La IEC se despliega en dos momentos: el primero es el encuentro de los saberes disponibles en la situación que aborda la estrategia; el segundo es el encuentro de los actores que habitan ese territorio en torno al problema que se investiga. (Massoni, 2018, p. 88)

En la Tabla 2 se correlacionan los distintos elementos que constituyen, articulan, formalizan y delimitan la categoría comunicación en la teoría de la CEE con las técnicas, el instrumental y los procedimientos metodológicos mediante los que se especifica la reconfiguración espacio temporal situada en el despliegue de cada estrategia comunicacional.

Tabla 2: Operaciones del algoritmo fluido en una IEC: nodo teórico con el que se correlaciona.

Cada operación cognitiva del algoritmo fluido a través de la aplicación de una batería metodológica concatenada permite reconocer y operar en particular uno de los nodos teóricos que componen la definición de comunicación de la teoría de la CEE.

4.2. Lo fluido en una IEC

A partir del examen de los casos IEC bajo análisis, en esta fase del proyecto se ha completado una descripción infográfica del proceso de investigación IEC en la que se visualiza la concatenación de los distintos componentes metodológicos intervinientes en el tiempo.

En la figura 1 se integran las técnicas, instrumentos y herramientas que contribuyen metodológicamente a cada operación cognitiva del algoritmo fluido en una IEC.

Se trata de visualizar ciclos continuos del cambio comunicacional que se registran mediante las matrices de datos en cada investigación. Los pasos, tablas y diagramas correspondientes a cada técnica se incluyen en la Guía IEC, un manual que:

Presenta una síntesis de las operaciones básicas de una estrategia comunicacional en dimensiones múltiples. El tratamiento de la información incluye definiciones, clasificaciones, ejemplos y recomendaciones para facilitar el procesamiento de datos requerido en una investigación de este tipo. Ofrece planillas, formularios y diagramas base para la aplicación de las técnicas, instrumentos y herramientas. Las mismas se disponibilizan en plantillas para su integración directa en los proyectos IEC que se desarrollen y en formato descargable. (Massoni, 2017)

El componente de lo fluido en la teoría de la CEE implica una consideración del tipo particular de cambio que ocurre en la comunicación. Desde otras disciplinas de las ciencias sociales se han considerado diferentes lógicas del cambio:

• La lógica de la dialéctica, que enfoca las diferencias y las oposiciones.

• Las lógicas del caos, que sostienen la capacidad de auto-organización espontánea a partir de los atractores del cambio.

• La lógica de la causalidad mutua y de los procesos de feedback negativo y positivo, que enfoca los sistemas.

• La autopoiesis, que enfatiza la capacidad de auto-organización de lo vivo.

Como especificidad de la comunicación proponemos la lógica comunicacional, que sostiene al encuentro como cambio social conversacional y que se enfoca en las reconfiguraciones espacio-temporales intersubjetivas. Lo fluido8 como modalidad del cambio propia del encuentro sociocultural considera el ritmo y el ciclo de la transformación multidimensional. Por eso en la comunicación el cambio es pendular, es a la vez onda y partícula y no sólo secuencia. El cambio comunicacional es a la vez proceso, una reconfiguración que genera un bucle evolutivo siempre situacional, que emerge desde las Matrices Socioculturales como autodispositivos colectivos en tanto acoplamiento dinámico y evolutivo de la realidad y los actores. (Massoni, 2016, p. 36)

5. Derivaciones sobre la especificidad comunicacional

En muchas universidades y centros de investigación, el comunicador se considera un especialista en comunicología. Una ciencia de carácter interdisciplinario que estudia a los sistemas de comunicación humana y sus medios.

Desde la Escuela de Comunicación Estratégica de Rosario consideramos que el comunicador puede aportar también desde otro lugar: “comunicador estratégico como especialista en el cambio social conversacional” (Massoni, 2016, p. 56), un perfil que se despliega desde su diferencia.

La metaperspectiva de la CEE trabaja la recursividad, la no linealidad, el holismo, la fractalidad en una apuesta innovadora que toma como antecedentes científicos principales al pensamiento complejo y la teoría de sistemas para proponer una teoría que expande epistemológicamente los estudios del campo comunicológico latinoamericano hoy dominantemente enfocados en la significación, la narración, el sentido escindido o la descripción de dispositivos comunicativos en distintos registros.

Desde esta metaperspectiva –rebasando las discusiones sobre el inventario, pero también las de la resemantización, el relato, el diálogo como un debate– la investigación y la acción profesional en comunicación implican reconocer y propiciar encuentros en la diversidad. Se forman comunicadores con específicas capacidades estratégicas para trabajar con la disciplina propia, desde las epistemologías de la complejidad y de lo fluido, en propiciar reconfiguraciones intersubjetivas micro macro sociales, situadas, como contribución comunicacional al desarrollo sostenible y el Buen Vivir. Este aporte se realiza desde una ontología contrahegemónica en la relación sociedad-naturaleza enfocada en co-habitar lo vivo desde la multidimensionalidad comunicacional.

La IEC como metodología comporta alejarnos de la ciencia instrumental, dualista, interesada en el inventario de tópicos varios y abrazar la diversidad como estrategia de lo viviente que la ciencia debe imperativamente comenzar a respetar (Massoni, 2013).

La Teoría de la CEE define a la comunicación como un fenómeno siempre multidimensional.

Es uno de los nodos de los que deriva su capacidad comprensiva diferencial de las realidades situadas desde una mirada específicamente comunicacional.

Tenemos una especificidad: una mirada comunicacional que nos diferencia de otros cientistas sociales y a la vez de otros profesionales. Tenemos una forma de reflexión/acción que nos compete como comunicadores articuladores de la diversidad sociocultural. Somos operadores de la multidimensionalidad del fenómeno comunicacional desde una mirada respetuosa de la diversidad. (Massoni, 2016, pp. 54 - 55)

La propuesta implica un desplazamiento en relación con las modalidades típicas del comunicador crítico en tanto que este “propiciar encuentros operando recursos en otras dimensiones de la comunicación distintas a las relevadas en el trabajo de campo como dominantes en la situación que se investiga” (Massoni, 2016) conlleva un aprender a convivir con diferentes epistemologías para cohabitar a partir de distintas ontologías en las que los actores de cada situación se suman porque ritman en esa misma sintonía. En palabras de Paulo Freire, asumir que las personas sólo aprenden aquello que es bueno en sus vidas.

Nadie educa a nadie, pero los hombres y mujeres tampoco se educan a sí mismos, los hombres y mujeres se educan en comunión, mediatizados por el mundo”. (...) El proceso de concienciación crítica es esto: de aquello que me explicaron los maestros lo que me quedó fue aquello que me ayuda a resolver problemas de mi mundo. (Freire, 1972, p. 61)

En la CEE, lo estratégico se especifica en cada situación como una dirección de transformación compartida con los actores relevantes en cada territorio de investigación. Implica la puesta en marcha de un dispositivo –con fases de autodispositivo– especializado en cómo aportar reconfiguraciones desde la comunicación en torno a los problemas de la vida cotidiana y con cualquier tema. Desde la metaperspectiva se afirma que, más allá del tema, es posible ofrecer desde la comunicación un aporte diferencial cuando se despliegan estrategias de comunicación como algoritmos fluidos, las cuales resultan más democráticas en tanto rebasan los tradicionales dispositivos en línea, fragmentarios, lineales que operan pura imposición y dominio de la diversidad.

Se trata de una especificidad del comunicador estratégico como especialista en reconocer y en promover encuentros socioculturales: ciertos ritmos que se incluyen, sintonías diversas pero que son convergentes de maneras lábiles. Un comunicador estratégico como especialista en propiciar tonos capaces de transformaciones deseables y posibles en torno a una situación dada. (Massoni, 2016, p. 55)

¿Cómo es que desde esta metaperspectiva se problematiza comunicacionalmente cualquier tema? Es decir, ¿qué implica la consideración de cualquier tema como modalidad del vínculo más que como un contenido? La IEC exige situacionalidad y la justificación de un recorte para el desarrollo del trabajo como emergencia de una crisis que en cada caso comporta una singular relación entre naturaleza, cultura y tecnología que es propia de ese territorio. Esta vinculación intersubjetiva micro-macrosocial es específica de cada situación abordada. Así, en estos trabajos, el tema no es sólo una categoría que se define y analiza sino una particular forma de entender y operacionalizar estrategias comunicacionales como algoritmos fluidos en la diversidad.

Es en la comunicación donde estas dimensiones dialogan, produciendo un ambiente que anima u obtura la emergencia de nuevas acciones y sentidos compartidos desde las matrices socio-culturales implicadas en cada situación y en el entorno de la misma estrategia comunicacional como proyecto de investigación acción, cualquiera sea el territorio o el tema de investigación.

Es preciso remarcar que el desarrollo metodológico, lejos de estar guiado por un interés sólo administrativo científico, implica una correlación de técnicas, instrumentos y herramientas concatenadas en la batería metodológica de la IEC que permite primero reconocer y luego operar modalidades del encuentro en el territorio investigado. Las estrategias de comunicación como algoritmos fluidos son dispositivos especializados en el encuentro en la diversidad como objeto de estudio de la comunicación que conllevan ontologías democratizantes.

En ellas, la transformación situada emerge desde la afirmación de que toda comunicación es estratégica –en tanto acciones y sentidos compartidos– y fluida –en tanto es un mover que no cesa–. Los seres humanos somos activos co-autores de nuestra propia co-evolución. En la metaperspectiva de la CEE asumir a la comunicación a la vez como disciplina y como transdisciplina, conlleva una posición epistemológica y ontológica diferencial. Es una apuesta por hacer crecer una especificidad para la disciplina en la cual la generación, uso y transformación del conocimiento comunicacional se enfoca en la Ciencia de la articulación (Massoni, 2016).

Así, la metaperspectiva de la CEE afirma una epistemología comunicacional a partir de la redefinición del objeto de estudio de la comunicación. Al definirla como encuentro en la diversidad, la asume enactiva desde lo bio, compartiendo las modalidades propias de todo lo vivo. Desde allí la IEC comienza a desplegar una ciencia del encuentro en la diversidad, rebasando algunos de los dualismos característicos de debates estériles típicos de las últimas décadas –como por ejemplo, los detallados en el apartado 3–, u otros más globales –o quizás más administrativos– tales como el de su ubicación en el entorno de la ciencia social o en la ciencia humanística, o la discusión sobre las perspectivas únicas que siempre resultan dogmáticas ubicando a la comunicación a la vez como disciplina y como metaperspectiva inter y transdisciplinar

La vida palpita desde la diversidad. Los saberes comunicacionales son vitales, saberes latientes, que crecen desde lo que están siendo en su emocionalidad corporal, histórica, situada, pero a la vez, compartida. Y es que la comunicación como encuentro en cualquier dimensión sólo resuena cuando logra reconfiguración intersubjetiva micro-macro social. Así, el exámen y la operación de los tipos de encuentro son principios ontológicos que crecen a partir del co-diseño con los actores de las MS vinculadas a la temática comunicacional de la cual se ocupa cada estrategia de comunicación.

La IEC ofrece nuevas competencias investigativas a equipos inter y trans-disciplinarios estratégicos que operan a la comunicación como un cambio social conversacional. Estratégicos porque son capaces de propiciar procesos autopoiéticos, fractálicos y evolutivos con los actores de las MS en el territorio que investigan y desde allí conducen la innovación, la dirección de la transformación situada.

El dispositivo comunicacional permite enfatizar lo que se sale de lo ya previsto y por tanto rebasa el control. Es este eje del devenir, de lo fluido el que caracteriza a la CEE como un mover hacia lo desconocido de la vida. La concatenación de técnicas durante todo el proceso de una IEC trabaja para lograr identificar y rebasar las dicotomías existentes en las modalidades del encuentro en cada situación. Se trata de dejar de jerarquizar previamente algunos de los pesados lastres de la visión representacionalista escindida de la comunicación, considerando las derivaciones de sus reduccionismos que impactan negativamente en la vida democrática de nuestras sociedades.

Desde esta teoría y su metodología la redefinición de comunicación como encuentro en la diversidad cuestiona la naturaleza epistémica del campo de conocimiento y abre a otros atributos en la comunicación rebasando su registro instrumental, lineal, fragmentario, avanzando hacia una sistematización que permita protocolizar la investigación y la acción comunicacional con nuevas coordenadas con vistas a la ciencia de la articulación.

6. Desde la comunicación latinoamericana

Este texto es una contribución para el avance de un pensamiento latinoamericano en comunicación, asumiendo como constituyente la obra de los fundadores.El comienzo de la Escuela Latinoamericana de comunicación fue posible gracias a que Juan Díaz Bordenave, Luis Ramiro Beltrán, Daniel Prieto Castillo, José Marques de Melo, Jesús Martín Barbero y tantos otros pioneros en los estudios del campo criticaron las teorías difusionistas, promovieron nuevos desarrollos y habilitaron nuevas miradas. Ellos nos animaron, nos impulsaron y plantearon desafíos fundantes del campo comunicológico latinoamericano.

A manera de horizonte global que aún nos guía, transcribo las palabras de Amparo Marroquín, cuando dice:

De Martín-Barbero es posible señalar que él no estudió las telenovelas, las plazas o los cementerios porque fueran un tema de moda; todo lo contrario, más bien la comunicación lo encontró a él, se le impuso como un espacio que debía ser pensado para entender en qué se estaba transformando el mundo y, en especial, para entender cómo se había configurado ese lugar hermenéutico que para él ha sido América Latina. Y lo hizo de la mano con la filosofía. Esa aventura inicia cuando coloca estos andamios de una construcción que mucho nos ha dado para la discusión. (2017)

En el caso de la Teoría de la que habla este texto, el impulso inicial provino de una evaluación laudatoria de consultoría internacional que realizara Juan Díaz Bordenave en el año 1989, en la cual sostiene lo siguiente refiriéndose a un proyecto de desarrollo rural diseñado a partir de la Comunicación Estratégica e implementado desde 1986 hasta 1990 en el marco del Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola:

La estrategia de comunicación del proyecto de Agricultura Conservacionista constituye una innovación extraordinaria en la América Latina en general y en la Argentina en particular, por su característica participativa y catalizadora de esfuerzos cooperativos de diversos organismos públicos y privados. Representa una innovación desde el punto de vista de la comunicación rural. (Secretaría de Agricultura Ganadería y Pesca de Argentina, 1989)

La afirmación –que ciertamente nos fortaleció en ese difícil momento de primeras rupturas y desplazamientos– nos determinó en la responsabilidad de seguir intentando mejorar teórica y metodológicamente esos aportes iniciales en proyectos de investigación-acción participativa en comunicación desarrollados en las áreas de educación, rural, salud y ambiente que son la base empírica de la tesis doctoral que formaliza, años después, la teoría de la Comunicación Estratégica Enactiva (Massoni, 2003). Desde entonces hemos trabajado en esa dirección junto al cada vez más vigoroso grupo de colegas de la Escuela de Comunicación Estratégica de Rosario.

La CEE es una teoría de la intersubjetividad no dualista que enfatiza lo relacional a partir de considerar lo comunicacional en términos de tipos de encuentro en la diversidad. Su correlato metodológico, la IEC, trabaja en examinar y operar la multidimensionalidad en cada situación de comunicación a partir del despliegue de estrategias de comunicación como algoritmos fluidos que incluyen siete operaciones cognitivas, cada una con sus técnicas, instrumentos y herramientas para aportar al cambio social conversacional (Massoni, 2013; 2018). La definición de comunicación de la CEE expande los debates acerca de la comunicación en dirección hacia lo comunicacional.

Presentamos en este artículo algunos avances de una investigación actualmente en curso en la Universidad Nacional de Rosario que realiza una sistematización teórica sobre la metaperspectiva de la comunicación estratégica enactiva, abarcando proyectos de investigación desarrollados en los últimos 30 años.

La investigación prevé actividades hasta el año 2023. Del exámen de los proyectos IEC analizados hasta el momento se desprenden dos resultados destacados: la concatenación de nodos teóricos de la definición de comunicación en la batería metodológica creada en este período (tabla 2) y la descripción infográfica del ciclo de una IEC (figura 1).

El primero identifica los nodos teóricos de la definición de comunicación de la Teoría de la CEE que se especifican en cada una de las operaciones cognitivas de una IEC. El segundo describe cómo se da cuenta de lo fluido a partir de la correlación de los distintos componentes metodológicos en una IEC.

Estos logros contribuyen a generar avances que permitan protocolizar una metodología específicamente comunicacional inter y transdisciplinaria enfocándose en cómo aportar al fortalecimiento de ontologías relacionales democráticas en torno a los estudios sociales de las tecnologías, la innovación y el desarrollo sustentable desde la comunicación.

La Teoría de la CEE discute y problematiza las teorías y las metodologías clásicas a partir de las cuales se han abordado los estudios comunicacionales en Latinoamérica, tanto en investigaciones con enfoque funcionalista empírico, como en aquellas con enfoque culturalista crítico. Afirma la posibilidad de un abordaje específico para la disciplina. Propone la consideración y despliegue de una episteme comunicacional. Un aporte entonces al debate sobre la configuración del campo de estudios comunicacionales, que se propone y se despliega teórica y metodológicamente a partir de redefinir el objeto de estudio de la disciplina.

Los resultados de las siguientes fases de esta investigación proveerán un análisis sistemático sobre aspectos metodológicos de la IEC. Se identificarán sus fortalezas y debilidades como metodología específicamente comunicacional. Se propondrán consideraciones a tener en cuenta para la formación y desarrollo de las competencias investigativas y profesionales específicas del comunicador social en el siglo XXI con vistas a la democratización de las sociedades.

La información generada resultará de utilidad para la organización y la toma de decisiones comunicacionales, para la formación de comunicadores sociales, en reformas a programas de estudio y de investigación, para la innovación de rutinas profesionales y de investigación en ámbitos diversos, convalidando un nuevo modelo para abordar la problemática de la investigación comunicacional centrada en la comunicación como cambio social conversacional.

Referencias bibliográficas

ARNA. (2017). Proceedings Action Research Network of the Americas Conference. 1st Global Assembly for Knowlegde Democracy Recuperado de https://sites.google.com/site/ arnaproceedings/2017-proceedings

Bauman, Z. (2006). Vida líquida. Barcelona: Paidós. 2006

Cicalese, G. (2008). Tensiones políticas y teóricas en la institucionalización de las carreras de Comunicación en la Argentina, Tesis de Doctorado, La Plata, Argentina: Universidad Nacional de La Plata.

Castells, M. (2006). La Sociedad Red. Alianza Editorial.

De Charras, D. (2014). XIV. La ratificación de la constitucionalidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Consolidación de derechos para profundizar un nuevo paradigma. Recuperado de http://www.cels.org.ar/web/wp-content/uploads/2016/10/ IA2015-14-Laratificacion-de-la-constitucionalidad-de-la-LSCA-1.pdf

De Sousa Santos, B. (2014). Epistemologías del sur. Perspectivas. Madrid, España: Ed. Akal.

Dussel, E. (2005). Europa, modernidad y eurocentrismo. La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas, Buenos Aires: CLACSO.

Escobar, A. (2012). Cultura y diferencia: la ontología política del campo de Cultura y Desarrollo. Wale’keru. Revista de investigación en cultura y desarrollo, (2).

Fals Borda, O. (2017). Campesinos de los Andes y otros escritos antológicos. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

______ .(1991). Acción y conocimiento. Bogotá: CINEP.

Freire, P. (1972). Pedagogía del oprimido. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

Fuentes Navarro, R. (2011). Condiciones institucionales para la práctica de la investigación académica de la comunicación: la persistencia de la triple marginalidad en México. Qué pasa con el estudio de los medios: diálogo con las ciencias sociales en Iberoamérica. Zamora, España: Comunicación Social.

______ . (2004). Del intercambio de mensajes a la producción de sentido: implicaciones de una perspectiva sociocultural en el estudio de la comunicación. Quórum Académico.

______ .(1995). La institucionalización académica de las ciencias de la comunicación: campos, disciplinas, profesiones. Campo académico de la comunicación: hacia una reconstrucción reflexiva. Guadalajara: Iteso/Conaculta.

Fuentes-Navarro, R. & Vidales Gonzáles, C. (2011). Fundaciones y fundamentos del estudio de la comunicación. Monterrey: CAEIP.

Gallagher, S. (2017). Enactivist Interventions: Rethinking the Mind. Oxford: Oxford University Press.

ICOD.(2006). Professional skills and academic challenges. ICOD network, Red Iberoamericana de Comunicación Digital. España: ALFA EUROPEAID.

Jara H, O. (2001). Dilemas y desafíos de la sistematización de experiencias. Costa Rica: Centro de Estudios y Publicaciones Alforja.

Kaplún, G. (2012). Lo emergente y lo resistente en la comunicación organizacional. En revista Dia-logos de la comunicación, (83). Lima: FELAFACS.

_____ . (2001). Facultades de comunicación: entre la crítica y el mercado. Primer Encuentro de Facultades y Carreras de Comunicación del Cono Sur. Mendoza: FELAFACS – UNC.

Loreti, D. & Lozano, L. (2014). El derecho a comunicar. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.

Lopes Vassallo de, M.I. (2012). Posgrados en comunicación en Iberoamérica. Políticas nacionales e internacionales. São Paulo, Brasil: Confibercom, PPGCOM-USP.

Mandelbrot, B. (1987). Los objetos fractales: forma azar y dimensión. Barcelona: Tusquets.

Marroquín Parducci, A. (2018). La palabra habitada. Andamiajes del pensamiento de Jesús Martín Barbero. Posfacio en: Barbero, M., J. La palabra y la acción. Por una dialéctica de la liberación. Bogotá: Editorial Javeriana. Martín-Barbero, J. (2017) En De los medios a las mediaciones de Jesús

Martín Barbero, 30 años después. En Moragas, M., Terrón, J., & Rincón, O. (editores): InCom-UAB Publicacions, 14. Bellaterra: Institut de la Comunicació, Universitat Autònoma de Barcelona.

Massoni, S. (2018). Investigación enactiva en comunicación, metodologías participativas y asuntos epistemológicos. En Revista Latinoamericana de Ciencias de la Comunicación, (28, ALAIC.

______ .(2017). Material de cátedra Seminario Metodologías de la Comunicación Estratégica: “Guía IEC”, UNR.

______. (2016). Avatares del comunicador complejo y fluido. Del perfil del comunicador social y otros devenires. Quito, Ecuador: Ediciones Ciespal.

______ .(2013). Metodologías de la Comunicación estratégica: del inventario al encuentro sociocultural. Rosario, Argentina: Homo Sapiens Ediciones.

_______. (2003). Estrategias de comunicación: un modelo de abordaje de la dimensión comunicacional para el desarrollo sostenible entendido como cambio social conversacional en Revista Temas y Debates, Rosario, (6), (7).

_______. (1990). La comunicación como herramienta estratégica. Pergamino, Argentina: Secretaría de Estado de Agricultura, Ganadería y Pesca, INTA - UNR.

Mastrini, G., & Becerra, M. (2007). Presente y tendencias de la concentración de medios en América Latina, En: ZER Revista de Estudios de Comunicación, (22). Bilbao: UPV/EHU.

Morin, E. (2009). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa.

______ . (1995). Sobre la Interdisciplinariedad, Revista Complejidad, Nº 0.

______. (1977). El método. La naturaleza de la naturaleza. España: Editions du Seuil.

Prigogine, I. (1983). ¿Tan sólo una ilusión? Una exploración del caos al orden. Barcelona: Tusquets.

Strauss, A. & Corbin, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa. Técnicas y procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada. Medellín: Editorial Universidad de Antioquía.

Torrico V., E. (2004), Abordajes y periodos de la teoría de la comunicación, Buenos Aires: Norma.

Uranga, W. (2010). Acerca del objeto de estudio y el estudio como objeto. En C. Arrueta, M. Brunet, & J. Guzmán, La comunicación como objeto de estudio. Teoría, metodología y experiencias en investigación. Ediciones DASS, San Salvador de Jujuy, Argentina.

Varela, F. J., Thompson, E. & Rosch, E. (1992). De cuerpo presente: las ciencias cognitivas y la experiencia humana. Barcelona: Gedisa.

Notas al pie

1 Ver: https://comunicacionestrategicarosario.sites.google.com/site/comunicacionestrategicarosario/

2 Las metodologías de la comunicación estratégica proponen un modelo de abordaje transdisciplinario (Massoni, 1990; 2003) en el que se integra a los actores a partir del reconocimiento de sus saberes, implicándolos en una conversación micro/macro social situada. El modelo convoca, a la vez, a los saberes de las disciplinas reconociéndolas como formas de producción de conocimientos propias de cierto tiempo y lugar. De allí parten: de los saberes existentes en cada territorio, pero rebasando el sólo reconocimiento de su eurocentrismo (entre otros ver Dussel, 2005), admitiendo que hay otras formas del conocer, que no encuadran en lo que llamamos “ciencia” pero que pueden ser capaces de proporcionar saberes necesarios para la vida.

3 Uno de los antecedentes científicos de la CEE es la teoría enactiva, la cual considera a la cognición como “un tipo de proceso de ajuste dinámico en el que el cerebro, como parte de y junto a todo el organismo en su conjunto, se establece en el tipo correcto de sintonía con el entorno, un entorno que es físico, pero también social y cultural” (Gallagher, 2017, p. 160). Desde esta perspectiva, la percepción no se reduce a un mero registro pasivo de los rasgos del exterior. Es toda una forma creativa de construcción de sentido basada en la historia corporizada del sujeto donde el mundo y la mente emergen juntos en el mismo proceso (Varela, Rosch & Thompson 1992, pp. 202-206).

4 Un tipo de investigación en ciencias sociales que aporta a la vez a una metaperspectiva centrada en equipos de investigación inter y transdisciplinar, y a la comunicación como disciplina científica (Massoni 2016). Implica el despliegue de una estrategia comunicacional definida como algoritmo fluido. Incluye un conjunto de técnicas, instrumentos y herramientas que permiten examinar distintas dimensiones comunicacionales en términos de tipos de encuentro en la diversidad, a la vez que operar reconfiguraciones intersubjetivas micro-macro sociales desde la dimensión comunicacional en bucles dinámicos y evolutivos de complejidad creciente en las distintas fases de la investigación (Massoni, 2013).

5 La teoría emergente, teoría fundamentada en el análisis cualitativo, es “una teoría derivada de datos recopilados de manera sistemática y analizados por medio de un proceso de investigación. En este método, la recolección de datos, el análisis y la teoría que surgirá de ellos guardan estrecha relación entre sí” (Strauss & Corbin, 2002, p. 13). Implica reconocer y dar un lugar al investigador en el proceso mismo de investigación realizada.

6 Para desarrollos metodológicos, ver: Massoni, 2013.Cabe mencionar que en el marco de la metaperspectiva de la CEE en un trabajo profesional pueden aplicarse técnicas IEC con un objetivo dirigido al desarrollo de productos comunicacionales y sin la exigencia de trabajo de campo con matrices de datos de investigación detalladas por matriz sociocultural, tal como sí se realizan por ejemplo en proyectos de investigación o en proyectos de Maestría o de Doctorado, avanzando con la etapa del trabajo de campo de la misma IEC. En trabajos profesionales se desarrollan las operaciones IEC 1, 2, 3, 4 y 5 que se detallan en la Tabla 1 ya que usualmente se busca el despliegue de una intervención profesional que reconfigure comunicacionalmente el territorio; mientras que en trabajos de investigación se aplican todas las operaciones siguiendo ciclos de acuerdo a los ritmos de transformación de la problemática que se investiga tal como se describe en el siguiente apartado.

7 Para desarrollos teóricos de los nodos de la CEE consultar sección libros y sección artículos científicos www.sandramassoni.com.ar

8 La categoría de lo fluido en la Teoría de la CEE da cuenta de los múltiples procesos en constante movimiento, adaptación y transmutación propios de toda comunicación. A diferencia de la sociedad líquida de Bauman en la cual habría ciertas condiciones de actuación en las cuales sus integrantes cambian antes de que se consoliden las formas en hábitos (Bauman, 2006, p.10), en la comunicación fluída el énfasis está puesto en la consideración del encuentro en la diversidad como modalidad micro macrosocial de la transformación en cada situación. Así, toda comunicación es una reconfiguración espacio temporal que enactúa.

 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2019 Sandra Massoni

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

convocatorias

Es una edición cuatrimestral creada y editada por CIESPAL.
Av. Diego de Almagro N32-133 y Andrade Marín.
Quito-Ecuador.

Síguenos en:

convocatorias

convocatorias

Revista Chasqui 2018
está bajo Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.