Dialogo_2_Periodismo_de_datos_en_Ecuador_An_lisis_de_casos_El_Comercio_y_Plan_V

Periodismo de datos en Ecuador. Análisis de casos: El Comercio y Plan V

Data journalism in Ecuador. Case analysis: El Comercio and Plan V

Jornalismo de dados no Equador. Análise de caso: El Comercio e Plan V

Jose Alberto Rivera

Universidad Santiago de Compostela / pepiruso@gmail.com

Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación

N.º 145, diciembre 2020 - marzo 2021 (Sección Diálogo de saberes, pp. 89-106)

ISSN 1390-1079 / e-ISSN 1390-924X

Ecuador: CIESPAL

Recibido: 09-11-2019 / Aprobado: 02-12-2020

Resumen

Este artículo se propone identificar cómo surge y evoluciona el periodismo de datos dentro del escenario del periodismo digital en Ecuador. Para ello, se propone caracterizar esa modalidad como fenómeno particular en los medios tradicionales digitalizados y los medios nativos digitales ecuatorianos. Un propósito que además ofrece un análisis de ese quehacer periodístico que se nutre de diversas condiciones profesiones, empresariales, contextuales, económicas y políticas. Conjuntamente se realiza un estudio comparativo al observar dos casos en concreto: por un lado El Comercio, un medio tradicional digitalizado con su sección El Comercio Data; y por otro, el nativo digital Plan V, un prestigioso cibermedio de investigación.

Palabras clave: periodismo digital; medios tradicionales; medios nativos; medios ecuatorianos; El Comercio; Plan V

Abstract

This thesis is proposed to identify how data journalism emerged and evolved within the digital journalism scenario in Ecuador. For this, it is proposed to characterize the modality as a particular phenomenon in traditional digitized media and Ecuadorian digital native media. In the investigation, an analysis of that journalistic task is made that is nourish of diverse professions, business, contextual, economic and political conditions. Jointly, a comparative study is made by looking at two specific cases: on the one hand El Comercio, a traditional media digitized with its El Comercio Data section; and on the other, the digital native Plan V, a prestigious research cybermedia.

Keywords: digital journalism; traditional media; native media; Ecuadorian media; Trade (or commerce); Plan V

Resumo

Este artigo tem como objetivo identificar como o jornalismo de dados surge e evolui no cenário do jornalismo digital no Equador. Para tanto, propõe-se caracterizar esta modalidade como um fenômeno particular na mídia tradicional digitalizada e na mídia digital nativa equatoriana. Um propósito que também oferece uma análise deste trabalho jornalístico que se nutre de diversas condições profissionais, empresariais, contextuais, econômicas e políticas. Um estudo comparativo é feito em conjunto observando dois casos específicos: de um lado, El Comercio, um meio digitalizado tradicional com sua seção El Comercio Data; de outro, o nativo digital Plan V, prestigioso cibermídia investigativo.

Palavras-chave: jornalismo digital; Mídia tradicional; mídia nativa; Mídia equatoriana; O comércio; Plano V

1. Introducción

Fue a partir del 2012 que en Ecuador, tanto los medios nativos como los matriciales digitales empezaron a adoptar herramientas 2.0 para mejorar la distribución de los contenidos, a fin de cumplir con el paradigma 8 de la comunicación que propone José Luis Orihuela. El académico plantea pasar de la unidireccionalidad a la interacción como un vínculo bilateral e intercambiable entre el medio y los usuarios, apuntando a ser dinámicos, inmediatos y globales (Orihuela, 2002).

Con el surgimiento de estos nuevos medios en Ecuador se empezó a cumplir con otro de los parámetros de la comunicación digital de Orihuela (2002), que es el de pasar de la escasez a la abundancia. Es decir, dejar atrás el limitado acceso a la información a través de medios matriciales como la radio, prensa y televisión, para contar con 254 medios de comunicación que tienen una versión digital.

Ante el gran aumento de medios de acceso gratuito que publican en su mayoría actualizaciones diarias de información privilegiando la inmediatez sobre la calidad de los contenidos y difundiendo la información en las redes sociales, estas nuevas dinámicas de publicación y distribución de contenidos se colocan en un punto de infoxicación definido por Cornella (2000) como la sobrecarga informativa que recibe un usuario.

El propio acceso a un espectro informativo más amplio ubica a la audiencia –entendida como los usuarios− en una situación de autoridad para comparar datos y exigir una interpretación más elaborada de la realidad, pues su cercanía con el hecho noticioso puede darse desde su móvil, su ordenador u otro dispositivo con conexión a Internet. De ahí que el periodismo en el actual contexto digital demande una mayor precisión, tema que puede solventarse con la inmersión en la práctica comprometida del periodismo de datos.

El periodismo de datos, que como bien explica Sandra Crucianelli se presenta como una de las alternativas de trabajo que los reporteros han adoptado ante las exigencias del contexto digital. A la interpretación de los datos se suma el potencial del periodismo de denuncia o de verificación. Esta estrategia, a la vez que revitaliza la actividad noticiosa, apela a aquella función de democratizar la información y hacer del espacio virtual una extensión de informaciones, opiniones y críticas que alimentan el debate público (Crucianelli, 2013).

Periodistas, programadores y diseñadores son los que en su conjunto realizan este tipo de trabajo que está basado en datos y cuya fortaleza es, principalmente, un análisis científico de la información; este tipo de periodismo tiene mucha fuerza y credibilidad. En cierta medida, cumple con algunas de las características del método científico como ser observable, repetible y con pocas posibilidades de ser refutado tras un análisis. Por lo que se hace necesario citar a Jaime Arnau Gras quien apunta de esa metodología que es un procedimiento mediante el cual se puede alcanzar un conocimiento objetivo de la realidad (Arnau, 1978).

Al revisar este panorama, se sustenta que para investigar sobre el periodismo de datos ecuatoriano deberían considerarse tres niveles de análisis, independientes del posicionamiento histórico para indagar las raíces y tendencias del fenómeno. Tales niveles examinan el mensaje, el medio y la audiencia, insertado en el entramado de relaciones y siguiendo la dinámica comunicativa de la sociedad red.

El primer nivel, por tanto, abarcaría el mensaje donde se puede identificar el uso del periodismo de datos. El segundo tendría como foco de interés el funcionamiento de los medios como instituciones que requieren alinearse con el funcionamiento empresarial y a la vez demandan de sus periodistas conocimientos, motivación y experticia para insertarse en el periodismo de datos. Y en el tercero, habría que prestar especial interés en la audiencia atendiendo a la forma en que interactúa con este tipo de periodismo.

Además, hay que señalar que los estudios acerca del periodismo de datos, no parten desde una sola perspectiva analítica, ya sea la cuestión de la democratización de la información, por ejemplo, los retos y competencias para el periodista, o la modificación de la cultura organizacional a nivel de empresas. Por una parte, se defiende este enfoque, no solo por lo novedoso sino porque se ajusta al modelo comunicativo que demanda la sociedad red. Por otra, sobresale la temática de la audiencia como ese elemento clave en los procesos de asimilación, distribución y generación de contenidos, que demande de los comunicadores una atención especial.

2. Periodismo de datos: claves para una reflexión teórica

El periodismo de datos tiene una relación intrínseca con la democratización de la información y dentro de la sociedad web con las nociones del mensaje, los periodistas y los medios, y la audiencia. Se convertirse en un escenario comunicacional con herramientas de extraordinario poder y alcance. Los gráficos, por ejemplo, superan o enriquecen la nota periodística, siendo al mismo tiempo precisión de sintaxis connotativa que también denota confrontación.

Al respecto Cairo (2017, pág. 13) apunta que el hecho de que la tecnología, los datos y el código desempeñen un papel central en los gráficos de noticias actuales, no significa que los periodistas visuales los hayan adoptado de manera acrítica. Y en dicho sentido mucho tienen que ver los estados de vulneración de fuentes y canales. A ello se suman las características de la nueva generación de consumidores de contenidos periodísticos cuyo patrón de aprendizaje es marcadamente audiovisual y multimedia, que se opone al principio de la lectura y el texto en sus modalidades tradicionales (Parra Valcarce, Edo Bolós, & Marcos Recio, 2017).

En la actualidad el periodismo de datos no tiene una definición conceptual precisa. Empezó a utilizarse en lugar del informe asistido por computadora, pero pocos estudios se han concentrado en este fenómeno, aunque se ha manifestado últimamente la inquietud investigativa hacia esta modalidad periodística. Se trata de una fuente primordial para la construcción de historias en línea, más dinámicas e interactivas, y con técnicas cuantitativas y cualitativas que se reflejan a través de las gráficas.

Esta modalidad del periodismo se ha utilizado de manera estructurada desde lo teórico y lo práctico, fortaleciendo así una realidad conceptual de la comunicación periodística enriquecida. Meyer (1991) es muy claro al plantear que se trata de un periodismo que no se centra en el género o la redacción periodística a utilizar para contar la historia, sino en los métodos y técnicas para verificar la información acercándose al periodismo de investigación pero con más orden y técnica a través de gráficas.

Por su parte, las autoras Elena Egawhary y Cynthia O’Murchu lo identifican como una vía de encontrar y apoyar las historias, ampliando esa posibilidad de construir una noticia y los materiales en las que ésta se basa. También afirman que aunque para muchos el soporte vital es el digital, se pueden encontrar en versiones impresas. En otras palabras, lo que defienden estas investigadoras es que el periodismo de datos no solo cuenta una historia como periodismo que es, también se apoya en los datos para crear historias construyendo así realidades (Egawhary & O’Murchu, 2012).

A lo que se suma Coddington (2015) agregando que el periodismo de datos es una convergencia entre diferentes campos, como las estadísticas, la informática y la visualización de datos. Al respecto, Antón Bravo cree que en un mundo donde el discurso periodístico apuesta por la objetividad, tanto de las fuentes como en las reconstrucciones de los hechos basados en datos, en la actualidad se puede acceder a un volumen de datos excepcional que ubica al periodista ante un escenario nuevo. “Si antes necesitábamos una hemeroteca, acceso a archivos diversos, etc., ahora contamos con más datos de los que la comprensión humana es capaz de analizar. Necesitamos apoyarnos en tecnologías de extracción, depuración, análisis, visualización y representación” (2013, pág. 109).

En relación con las fuentes, un informe del equipo de Chequeado señala que el periodismo de datos es una especialidad que evolucionó del periodismo de precisión, como rama del periodismo en general. Es un ejercicio en el cual, un periodista extrae sus historias de bases documentales cuyo lenguaje son los datos. Y agregan: “El tratamiento informático de los datos es el núcleo duro del periodismo de datos, sin el cual se cae su propia definición” (Chequeado, 2015, pág. 9).

A su vez, José López (2016), inspirada en consideraciones de Paul Bradshaw, hizo una adaptación de su pirámide invertida la cual se desarrolla en cinco pasos de mayor a menor cantidad de información y de importancia, hasta llegar a los datos que se quieren comunicar en este tipo de periodismo. Dichos pasos son: compilar, limpiar, contextualizar, combinar y comunicar la información.

En la actualidad los periodistas y los informáticos están desarrollando nuevas formas de reducir el costo y la dificultad de los informes detallados sobre asuntos públicos. Este aspecto del periodismo computacional se enfrenta a desafíos técnicos que van desde cómo transformar informaciones plasmadas en papel, en repositorios de búsqueda, hasta cómo transcribir colecciones de registros de video públicos (Cohen, Hamilton, & Turner, 2011).

Es así que el periodismo de datos recolecta, compara y analiza datos para descubrir, comprobar y contrastar hechos a través de la construcción de historias, al tiempo promueve una política de corrección de discursos públicos como parte del nuevo desafío. En tal sentido se conecta con la democratización, la forma en que se presenta el mensaje, los periodistas y las competencias para el periodismo de datos y cómo los usuarios interactúan con esta modalidad periodística.

Precisemos que como indica Crucianelli (2012) sus elementos característicos se resumen en el acceso a grandes volúmenes de datos, su tratamiento y publicación con el uso de las nuevas tecnologías disponibles en línea como factor distintivo. A lo anterior se suma que “gran parte del mérito del periodismo de datos no es tanto encontrar una base de datos en concreto, sino el comprobar una relación peculiar entre variables de sucesos que podrían parecer aislados, o bien entre diferentes bases de datos” (Perry & Paz, 2016).

3. Visualizando el periodismo de datos en medios ecuatorianos: coordenadas metodológicas

Acercarse a la realidad del periodismo de datos en buena parte del mundo y en especial en América Latina supone acercarse a determinadas formas de hacer que se circunscriben en la mayoría de ocasiones a la labor de un medio de prensa. Como se aspiraba a lograr una visión no generalizada sino generalizadora era importante detenerse en casos puntuales para atender a las interioridades del periodismo de datos como proceso en cada medio.

El estudio toma como referentes a García Avilés (2015) y su modelo para entender la comunicación y en especial la práctica periodística en el actual contexto de la sociedad red. Es así que se tiene un enfoque multimodal. Basados en evidencia empírica (dos casos de estudio) se plantea integrar el componente constructivista como técnica cualitativa, pero en esencia es esta una investigación descriptiva que acude al método comparativo para dar una mayor profundidad a la caracterización de los medios nativos digitales y los tradicionales digitales, es decir, combina técnicas cuantitativas y cualitativas, con predominio de estas últimas.

Asimismo se triangula varias metodologías como el método bibliográfico documental –desde la revisión bibliográfica−, la etnografía y el método comparativo. Se efectuaron entrevistas a especialistas y estructuradas a realizadores de secciones de periodismo de datos que permitieron seleccionar los criterios comparativos, además de contribuir en la caracterización de ambos casos de estudio: El Comercio (medio tradicional digitalizado) y Plan V (medio nativo digital).

Durante la etnografía –apoyada en la observación, evaluación de competencias, y en relacionar objetivos y modelos de negocio de los medios– también surgieron pistas que llevaron a afinar el análisis de contenido pensando en las categorías planteadas para la comparación. De ahí que después de mapear medios que se dedican al periodismo de datos, y comparar con la bibliografía que ha trabajado medios digitales ecuatorianos, el siguiente paso factible en este estudio fue dedicarse a los dos casos en profundidad: El Comercio y Plan V. Primó la mirada diferenciada, pensando en los aspectos que distinguen y aúnan a medios tradicionales digitalizados y medios nativos digitales dentro del panorama mediático ecuatoriano.

Asimismo para ampliar los resultados del estudio también se recurrió metodológicamente a la observación basada en el Sistema Articulado de Análisis de Cibermedios (SAAC): Una propuesta sobre el qué y el cómo para estudiar medios de comunicación digitales. Una técnica nuclear de protocolo de análisis para medir la interactividad en medios digitales adaptada a la observación de medios ecuatorianos y periodismo de datos para análisis de contenido. El mismo se basa en un grupo de conceptos, presentados a través de una propuesta terminológica concreta, y por un grupo de elementos articulados que permiten llegar a lo que llaman el qué (parámetros) y el cómo (indicadores) de cualquier futuro estudio sobre cibermedios (Codina, y otros, 2014).

El período analizado comprendió el primer semestre del 2018. Luego de la observación de los medios se detalló como secciones de periodismo de datos, en El Comercio: Data (https://www.elcomercio.com/datos) y dentro de Plan V: Historias e Investigación. Aunque en este último sitio, solo aparecieron trabajos con el corte de periodismo de datos, entre enero y junio de 2008, en la sección Investigación (http://www.planv.com.ec/investigacion). Se eligió una muestra de 14 trabajos publicados en cada sección.

4. Periodismo de datos en Ecuador y regulación del acceso a la información

Hablar de periodismo de datos en Ecuador resulta una noción que remite al trabajo de unos pocos medios, por ello más que de una modalidad en auge se debe hablar de una tendencia al periodismo por parte de algunos medios. Si bien existen pocos que se proyectan hacia ese tipo de investigación, la fase en que se encuentra hasta la fecha (primera mitad del 2018) es aún incipiente.

Como bien indica Mena (2018), Ecuador es de esos países que se encuentran entrando lentamente en estas dinámicas y que todavía tiene un largo trecho por recorrer. Sin embargo, tampoco se debe dejar de lado un examen de sus inicios para entender cómo evoluciona y se proyecta el país hacia el periodismo de datos. Además su historia, se apega mucho a herramientas como la Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LOTAIP) y entidades como el Instituto Nacional de Estadística y Censos o el Municipio de Quito con su iniciativa de Gobierno Abierto, que de cierto modo, inciden en estas dinámicas.

En la nación andina las primeras experiencias se remontan al 2013 cuando algunos reporteros se interesaron en capacitaciones para expandir su radio de acción hacia esta modalidad. Es así que el interés por esa forma de investigación ha estado influenciado por encuentros y adiestramientos, ya sean presenciales o virtuales que han ido estableciendo nociones para un periodismo de datos en el Ecuador.

El diario El Comercio con su sección para datos e investigación que lleva por nombre El Comercio Data lidera esta tendencia en el país; en sus espacios han interpretado y puesto bases de datos para servicios y consultas de los usuarios. Asimismo, otro medio tradicional que se destaca es el diario El Universo que ha efectuado especiales de periodismo de datos como el trabajo titulado “Los contratos de la emergencia judicial”, con muy buena repercusión.

Por los medios nativos digitales resalta el trabajo de medios como Plan V (surgido en 2013), por su compromiso con temas de interés ciudadano y EcuadorChequea (que surge en el contexto de las elecciones presidenciales de 2017), como medio de verificación del discurso público. Ambos desde sus enfoques emplean los datos y las bases de datos como herramientas para contar historias.

Del lado académico vale destacar a la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) donde aparece la primera clase específica sobre periodismo de investigación y datos en el Ecuador. La materia, impartida por el periodista y profesor Paúl Mena Erazo, abarca entre otras temáticas el manejo de grandes cantidades de datos, el empleo de diversas herramientas, y el trabajo básico de visualización de datos por medio de gráficos interactivos.

Cabe recordar asimismo la creación del Manual de Periodismo de Datos Iberoamericano, en la que participó de forma voluntaria el profesor Mena, junto con periodistas, programadores y diseñadores de medios de comunicación y organizaciones de Latinoamérica, España y Portugal. Asimismo como una de las primeras actividades relacionadas con esta forma de hacer periodismo en el caso ecuatoriano; se encuentra una clase magistral on line, en enero de 2014 organizada por la Universidad de las Américas (UDLA). Fue dictada por Giannina Segnini, jefe de Investigación del periódico La Nación en San José, Costa Rica (López Fernández, 2015, págs. 31-32).

Actividades como esta se han realizado con el propósito de que, ciudadanía y medios se adentren más en el tema. Tal fue el caso de Datapalooza, un evento donde se quiso dar a conocer que la innovación, la tecnología y los datos abiertos son claves para el desarrollo de la ciudad de Quito. Precisamente fue organizado por Municipio de Quito y su Laboratorio de Innovación (LINQ), con la cooperación de Fundamedios.

Pensando en el periodismo de datos, las regulaciones para el acceso a la información constituyen un eje fundamental de análisis, dado el interés de transformar datos cerrados en datos abiertos. Al convertirlos en información accesible para la audiencia, que logra acceder o usar ese enorme caudal informativo que contienen las bases de datos, ya se puede hablar de cambios en el acceso a la información desde un nivel social.

Un problema que acecha y cerca al periodismo de datos como modalidad de trabajo, es la carencia de datos abiertos disponibles, ya sea en el ámbito público como en empresas e instituciones privadas: “lo cual hace difícil que los periodistas identifiquen oportunidades de desarrollo de visualizaciones basadas en datos que resulten interesantes para las audiencias” (Fernández, 2016).

Históricamente el derecho a la información en Ecuador estaba contemplado en un solo Artículo, el 81 que definía la comunicación. El mismo estaba constituido sobre la base de la Declaración de Derechos Humanos. Pero para permitir el acceso a la información pública se promulga la Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información Pública (Lotaip) cuyos principales antecedentes son la Convención Interamericana de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, documentos internacionales que comprometen a los países adheridos a garantizar, respetar y cumplir con este y otros derechos inalienables.

La Lotaip entró en vigencia el 18 de mayo de 2004 y se crea con el objetivo de garantizar el derecho a acceder a las fuentes de información, para fortalecer la participación democrática y transparentar la gestión pública y la rendición de cuentas de las instituciones estatales y las financiadas con recursos públicos. En este punto se coincide con Paúl Mena Erazo cuando expone que se requiere de una asimilación social de la cuestión para que reporteros y ciudadanos en general apliquen y velen por la aplicación de la Ley y así impulsar su cumplimiento (Mena, 2016). Pero ello se demanda divulgación y socialización de la información existente, así como del acceso a las bases de datos de información pública entre los ciudadanos.

Aunque organismos como el Instituto Nacional de Estadística y Censos trabajan acertadamente en la presentación a la opinión pública de datos de interés social y demográfico, resta mucha capacitación para usar y comprender los datos. En esta tarea el periodismo debe tomar la vanguardia para fomentar la cultura de este tipo de datos abiertos y su utilidad entre los usuarios.

Por su parte, la Ley Orgánica de Comunicación (LOC), aprobada en 2013, tiene varias implicaciones para el desarrollo de un periodismo investigativo y de datos en Ecuador, ya que apela directamente a la labor periodística en figuras legales como la del “linchamiento mediático”, que empezó a formar parte de la normativa ecuatoriana desde ese año. Y aunque con el nuevo gobierno se han propuesto muchos cambios a la ley, durante varios años esta norma implementó un grupo de regulaciones que toman como punto de mira a los medios de comunicación y periodistas.

A su vez, enmarcado en el Plan Nacional de Gobierno Electrónico 2014-2017, en noviembre de 2014, se materializó uno de los primeros pasos para la divulgación de la cuestión de los datos abiertos. Desde la Secretaría Nacional de la Administración Pública de Ecuador (SNAP) se publicó la Guía de Política Pública de Datos Abiertos (GPP-DA-v01-2014). El material representa uno de los esfuerzos gubernamentales por socializar conceptos, ventajas y prioridades de la noción de datos abiertos.

En este sentido, se aclaró por parte del gobierno, que todo lo concerniente a Datos Abiertos, no es propio del sector público o gubernamental sino que el propio sector privado es relevante en generar nuevos negocios. También se señaló que las entidades deben proporcionar todos los datos con la única excepción de aquellos que cuenten con especial protección por cuestiones de privacidad, seguridad o similares. Para el mejor uso de ellos, no estarán sujetos a ningún derecho de autor, patentes, marcas o reglamento secreto comercial (SNAP, 2014, pág. 6).

Los antecedentes oficiales aquí mencionados dan cuenta de cómo se requieren de estas iniciativas desde el gobierno para poder desempeñarse en el periodismo de datos, aunque aún reste bastante por andar, sobre todo en la presentación y comprensión de los datos. De modo que resultan éstos, algunos pasos dados por Ecuador en el camino hacia los datos abiertos y que sin dudas impactan en las tendencias hacia esta modalidad periodística.

Otro de los aspectos que destaca al revisar la normativa en conexión con el periodismo de datos, es que los cuerpos legales avanzan muy lentamente en comparación con las dinámicas de la sociedad red y los propios contextos particulares. Se demandan prescripciones en torno a las negativas de información, mayor control sobre las entidades que aun siendo su deber, no aportan los informes sobre sus datos o aportan datos incompletos, y en especial estar atentos ante nuevos delitos que tienen que ver con el uso y abuso de los datos, o los propios ataques cibernéticos de que son víctimas periodistas y medios.

Asimismo valdría la pena establecer que se trata de un proceso que aún no muestra todo su espectro debido a la cualidad cambiante de la sociedad red y a las disposiciones de cada gobierno, principalmente en un continente como América Latina donde rige en la gran mayoría de los países el sistema presidencialista y son los políticos, de conjunto con sus gabinetes, actores importantes en decisiones relacionadas con la democratización de la información. También resaltan los nuevos requerimientos para que la cultura de los datos abiertos salte de los debates académicos y las retóricas gubernamentales hacia la socialización efectiva; y es en ese punto que el periodismo de datos adquiere su mejor dimensión.

5. Dos singulares medios ecuatorianos: El Comercio y Plan V

El Comercio, medio tradicional digitalizado, con su sección Data fue pionero en Ecuador al insertarse en el periodismo de datos. Mientras que Plan V, reunió a un grupo de reporteros que se dedicaron desde el inicio a escribir para la web. Pero sin dudas, las condiciones de El Comercio, como medio más abarcador, con más condiciones económicas y su estructura multiplataforma, ha incidido en la repercusión y perfeccionamiento de esta modalidad periodística.

Ambos medios buscan alternativas ante el modelo de negocios que impone la era digital, en este caso El Comercio tiene más ventaja por la propia infraestructura que posee. Pero en Plan V, siempre está rastreando estrategias para sustentarse. En el área donde también buscan estrategias es en la superación. Las entrevistas semiestructuradas arrojaron que los dos equipos de trabajo coinciden en la autopreparación y superación constante para seguir apostando por un periodismo democrático. No se limitan a tratamientos temáticos, investigación de datos y tampoco a explotar todo tipo de géneros periodísticos, pero en el período analizado, en Plan V se evidenció el empleo de más géneros que en El Comercio.

También se evidenció que el medio nativo digitalizado, El Comercio, tiene una mayor audiencia digital por su propia condición de medio con varias décadas de fundado, solo que adaptado al nuevo formato. Mientras que Plan V, siendo un cibermedio nativo, aún le falta ganar más visibilidad. Y en esto también incide el uso de todas las herramientas de la Web 2.0 que ayudan a posicionar a los mass media, pues precisamente en este último caso, Plan V, se pudo confirmar que no se explota al máximo.

En ambos cibermedios se considera importante en la conformación de sus agendas el pulso popular, lo que inquieta a los usuarios en las redes sociales, aparte de la actualidad que se genera por hechos o fechas significativas. Pero según los entrevistados, ponen especial interés en las interacciones de los seguidores. Lo que no quiere decir que siempre tratan todo tipo de temas porque aun el acceso a las bases de datos como fuentes primordiales es incipiente en el país. Los dos medios entre enero y junio de 2018 abordaron principalmente temas políticos y de interés social, generando mucha polémica entre los lectores.

Además, hay un mayor despliegue de contenidos de periodismo de datos en la sección de El Comercio que difiere de la estrategia que usa el equipo de Plan V, lo que también ayuda a despertar el interés del usuario y permite una mayor interacción. Éste último medio, Plan V, tampoco usa todas las facilidades de negocio que facilita la era digital, como por ejemplo, algunos espacios de sus columnas para publicidad o autopromocionar su marca.

Difieren también en la forma de presentación de su trabajo. Dentro de la sección El Comercio Data hay varias opciones para que los usuarios puedan interactuar con este tipo de trabajos, incluso desde la misma portada del medio existen hipervínculos con una ubicación bien establecida para llevar a los usuarios a la sección de datos.

En cuanto a la organización de la sección Data, hay un buen orden, pero no así con los complementos que ayudan a la buscabilidad, navegación y posicionamiento de un artículo dentro de la propia sección: dígase información semántica y resumen de los escritos que en algunos casos no están visibles dentro del tradicional complejo titular. Sin embargo, hacen un buen trabajo con las fuentes y base de datos de esas fuentes; así como con la implementación de herramientas que ayudan al usuario a informarse e interactuar.

Mientras que en las secciones de datos Plan V, se constató que el sitio tiene una plantilla muy estática y con poco espacio en función de la interactividad y navegación. Cada sección se organiza en dos columnas donde se ubican los trabajos por fecha de publicación, información semántica y otro espacio para destacar escritos de gran impacto. Pero existe un gran por ciento zonas inutilizables que podrían explotarse más para contribuir con el mapa y orientación dentro del propio cibermedio. Pese a ser un medio nacido en la era digital y con el único propósito de una versión web, no ha explotado todas las potencialidades que esa plataforma posibilita.

Como se ha podido analizar en los dos casos de estudio, hay puntos en contacto pero también diferencias. No obstante, lo loable es que apuestan por usar las ventajas del lenguaje digital y convertir datos de interés social, en periodismo.

6. Conclusiones

El periodismo de datos, se ha construido a partir de la adaptación histórica del personal de la prensa a la tecnología, en este caso Internet y de sus evoluciones, como la propia web semántica. Y por supuesto, se ha edificado dentro de un contexto favorable a la liberación de datos por parte de instituciones públicas y privadas, apoyado por normativas que desde decisiones gubernamentales, contribuyeron a la apertura de esta modalidad periodística en una sociedad que tiene la voluntad de desarrollar la democratización de la información.

Precisamente, como se ha visto en esta investigación, los medios de comunicación en Ecuador se enfrentan a un nuevo entorno tecnológico y a un panorama poco estable que incide en el desarrollo de un trabajo periodístico efectivo y de buen nivel, en especial en lo relacionado con los aspectos digitales, de innovación narrativa, regulación, subsistencia, financiamiento y acceso a fuentes, pero sin embargo, no se puede dejar de reconocer que hay avances.

Durante el análisis realizado, se constató que muy pocos cibermedios ecuatorianos están innovando en la forma en que se pueden presentan los contenidos y no están explorando nuevos formatos periodísticos. Además, no hacen uso de todas las posibilidades que ofrece el periodismo de datos. Se pudo comprobar que el medio tradicional digitalizado profundiza en verdaderos formatos que exige esta modalidad, mientras que el medio nativo quedó muy por debajo en las posibilidades de incursión, mostrando poca inclinación por el uso de herramientas y soportes que contribuyeran a la interacción y retroalimentación.

La mayoría de los cibermedios ecuatorianos solo abordan en gran medida desde el periodismo de datos, los temas de coyuntura y actualidad, no profundizan con mucha frecuencia en análisis de otros problemas que también pudieran generar gran interés social; temas que estén alejados del acontecer político que es el principal tratamiento que se repite en el análisis de contenido realizado.

En las entrevistas a especialistas y equipos de trabajo quedó de manifiesto el interés, tanto de periodistas y otros profesionales que intervienen en el periodismo de datos, en abrir el espectro de la modalidad y convocar a más colegas a laborar con los datos, e incluso, inculcar en las nuevas generaciones la necesidad de especialización en el tema. Así como también se pudo constatar el interés de los usuarios por los trabajos, pues los propios realizadores son los sensores de cómo se compartan las interacciones y hasta reconocen que las agendas personales de esos usuarios, nutren las agendas mediáticas.

Por otra parte, viendo el periodismo de datos como una alternativa de fortalecimiento a la información que presentan los medios de comunicación en el Ecuador, los usuarios digitales tienen por medio de él, nuevas formas de consumo de información, si bien se percibe predilección por lo rápido y ligero, algo a lo que han acostumbrado los grandes medios de comunicación, también hay otros usuarios que buscan profundizar en temas de interés social, interactivos, que explotan el uso de herramientas y presentan mejores formatos de contenidos y de datos. Por lo que la modalidad periodística en cuestión, se edifica como la propuesta a seguir en una era digital en la que cada vez, hay más innovación y más personas habituadas a interactuar con el lenguaje web.

Durante el período estudiado, se puede afirmar que por lo observado, el periodismo de datos ha llegado a las redacciones del Ecuador en forma desigual en función del tamaño y el tiempo de creación de los medios, aunque en ello influyó la disponibilidad de los datos y el personal destinado a esa actividad. Las instituciones públicas destacan como las principales fuentes de datos, sin dejar de lado las propias facilidades de la era digital en la interacción con plataformas como las redes sociales donde se permite ser partícipe a esa ciudadanía que es parte de los datos y en los cuales se ven reflejados.

La cuestión de la reputación representa un aspecto que diferencia a ambas modalidades mediáticas. Esta constituye una ventaja de los medios tradicionales digitalizados sobre los medios nativos digitales. Un medio tradicional puede tener una reputación buena o negativa, pero ya la gente le conoce, tiene una tradición dentro del quehacer periodístico, mientras que un nativo digital debe empezar a cultivar su reputación y valerse para ello de todos los mecanismos disponibles en la propia era digital.

En tal sentido el periodismo de datos convoca a esa interpretación rigurosa para ofrecer, tanto desde los medios tradicionales digitalizados como desde los nativos digitales, un desglose de los datos, permitiendo que los usuarios vean un panorama más claro dentro de la abundancia informativa. Hacia esa vocación transita el periodismo de datos ecuatoriano que supone trabajar en pos del fortalecimiento democrático en América Latina.

Referencias bibliográficas

Antón Bravo, A. (2013). El periodismo de datos y la web semántica. Cuadernos de Información y Comunicación, 18, 99-116. Obtenido de http://www.redalyc.org/html/935/93528051009/

Arnau, J. (1978). Psicología experimental: un enfoque metodológico. México, D.F: Trillas.

Cairo, A. (2017). Nerd Journalism. How Data and Digital Technology Transformed News Graphics. Catalunya: Universidad Oberta.

Chequeado. (2015). Historia y bases del periodismo de datos. Fundación La Voz Pública. Obtenido de http://chequeado.com/wp-content/uploads/2015/08/Historia-y-base-del-periodismo-de-datos.pdf

Coddington, M. (2015). Clarifying journalism’s quantitative turn: A typology for evaluating data journalism, computational journalism, and computer-assisted reporting. Digital Journalism(3), 331-348.

Codina, L., Pedraza, R., Díaz Noci, J., Rodríguez-Martínez, R., Pérez-Montoro, M., & Cavaller-Reyes, V. (2014). Sistema Articulado de Análisis de Cibermedios (SAAC): Una propuesta sobre el qué y el cómo para estudiar medios de comunicación digitales. Hipertext.net(12). Obtenido de https://www.raco.cat/index.php/Hipertext/article/view/275560/364530

Cohen, S., Hamilton, J., & Turner, F. (2011). Periodismo Computacional. Comunications ACM, 54(10), 66-71. Obtenido de http://cacm.acm.org/magazines/2011/10/131400-computational-journalism/fulltext

Cornella, A. (2000). Cómo sobrevivir a la Infoxicación. Cataluña: Conferencia en la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), del ciclo 1999-2000. Obtenido de http://www.infonomia.com/img/pdf/sobrevivir_infoxicacion.pdf

Crucianelli, S. (2012). Introducción al Periodismo de Datos. Obtenido de Internacional Center for Journalist: http://ijnet.org/es/blog/claves-para-entender-el-periodismo-de-datos

Crucianelli, S. (2013). Herramientas digitales para periodistas (Segunda Edición). Texas: Centro Knight para el Periodismo en las Américas de la Universidad de Texas.

Egawhary, E., & O’Murchu, C. (2012). Data Journalism Book. Londres: Centre for Investigative Journalism.

Fernández, M. (2016). Casos de periodismo de datos en Uruguay. En F. P. Paz., Manual de Periodismo de Datos Iberoamericano. Fundación Poderomedia con la Escuela de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado y el apoyo de Hivos y el ICFJ (Centro Internacional para Periodistas).

García Avilés, J. A. (2015). Comunicar en la Sociedad Red. Teorías, Modelos y Prácticas. Barcelona: Editorial UOC.

José López, P. (2016). Antecedentes y fundamentos del Periodismo de datos. Repositorio Institucional de la Universidad de Málaga , 5-26.

López Fernández, A. (2015). El periodismode datos, el caso ecuatoriano. EAC(3), 30-37. Obtenido de https://www.researchgate.net/publication/284284966_El_periodismo_de_datos_el_caso_ecuatoriano

Mena, P. (2016). Periodismo de datos en Ecuador: un camino por iniciar. En F. P. Paz., Manual de periodismo de datos iberoamericano. Fundación Poderomedia con la Escuela de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado y el apoyo de Hivos y el ICFJ (Centro Internacional para Periodistas).

Mena, P. (15 de junio de 2018). Periodismo de datos en América Latina. (J. R. Costales, Entrevistador)

Meyer, P. (1991). Periodismo de precisión. (trad. del cast. 1993) Barcelona: Bosch.

Orihuela, J. L. (2002). Internet: nuevos paradigmas de la comunicación. CIESPAL(77), 10-13.

Parra Valcarce, D., Edo Bolós, C., & Marcos Recio, J. (2017). Nuevas narrativas aplicadas al periodismo colaborativo de investigación. MHCJ(8), 591- 616. Obtenido de file:///C:/Users/ID/Downloads/Dialnet-NuevasNarrativasAplicadasAlPeriodismoColaborativoD-6120213.pdf

Perry, F., & Paz, M. (2016). Manual de Periodismo de Datos Iberoamericano. Fundación Poderomedia con la Escuela de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado y el apoyo de Hivos y el ICFJ (Centro Internacional para Periodistas).

SNAP. (2014). Guía de Política Pública de Datos Abiertos. Quito: Secretaría Nacional de la Administración Pública. Obtenido de http://www.datosabiertos.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2016/08/GuiaDatosAbiertos.pdf

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Copyright (c) 2020 Jose Alberto Rivera

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

convocatorias

Es una edición cuatrimestral creada y editada por CIESPAL.
Av. Diego de Almagro N32-133 y Andrade Marín.
Quito-Ecuador.

Síguenos en:

convocatorias

convocatorias

Revista Chasqui 2018
está bajo Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.